La influencia de los colores

A la hora de elegir qué nos ponemos cada día influyen muchas decisiones racionales.  Dónde vamos a ir, qué actividades vamos a realizar, con quién vamos, si estaremos mucho tiempo fuera de casa o incluso el código de vestimenta que se nos exija.

Incluso cuando alguien nos sorprende con un bonito cumplido del tipo “qué mona vas hoy” y nos gusta contestar  “no es nada, lo primero que he pillado esta mañana en casa”, todas sabemos que no es verdad, en general, solemos escoger concienzudamente lo que nos vamos a poner; bien porque se nos requiere, bien porque nos gusta.

¿Pero sabías que esta decisión también la tomas de manera inconsciente? Al menos en parte. Y es que según el estado de ánimo en el que nos encontremos, los colores de las prendas elegidas serán unos u otros.

Nuestro cerebro relaciona nuestro ánimo, sentimientos y sensaciones con determinados colores. Por ejemplo,  lo más probable es que si miramos al cielo y vemos nubes y un día que amenaza lluvia, sin ser conscientes elegiremos prendas más oscuras, en tonos negros, marrones o grises. Cuando el buen tiempo llega, el sol brilla cada mañana y tendemos a sacar de paseo aquellas prendas que tienen los colores más vivos.Cuando llevamos prendas más oscuras y menos divertidas por el día que hace o nuestro ánimo esa mañana no nos ayudamos a sentirnos un poco mejor, porque seguiremos viendo colores tristes a nuestro alrededor.

Por ello, desde 20conmigo os recomendamos que ejercitéis vuestro cerebro y os ayudéis a mejorar el humor de cada día añadiendo una prenda de color, un detalle más divertido en vuestro look del día a día. Así, aunque diluvie, vosotras brillaréis con luz propia.

 

Paula M.